loader image

¿Cómo influyen los espacios naturales en la educación de niños y niñas?

Cada vez más evidencia de la importancia de la vegetación en cada etapa de nuestra vida

Una de las paradojas de estudiar la educación es que todas las personas, antes de comenzar a estudiarla hemos sido moldeados.

No ocurre con otras ciencias, lo que lo vuelve aún más difícil. Llevamos en nuestro interior una serie de aprendizajes aprehendidos que debemos desaprehender para poder nutrirnos de otros modos de hacer y pensar.

Una de las cuestiones cruciales que he notado con asombro, es cómo en las currículas formativas que recibe el personal docente no aborda con suficiente hincapié la influencia que el entorno natural tiene en el proceso de aprendizaje.

Los espacios donde transcurre el aprendizaje pueden ser mucho más ricos, aportando valor, independencia y provocando desafíos en cada niño o niña.

La influencia de espacios verdes en el proceso de aprendizaje Gareca y Villarpando (2017) han estudiado la cuestión y afirman que las áreas verdes motivan la creatividad y participación cooperativa y mejoran sus niveles de atención y disminuye el estrés, siendo la naturaleza un eficaz “restaurador psicológico”.

En sus propias palabras los autores sostienen: “se evidencia que las áreas verdes y sus diferentes presentaciones  ya sean jardines o macetas tienen un impacto positivo en la calidad de vida de los estudiantes lo que contribuye a generar un ambiente positivo para el desarrollo  del proceso de enseñanza aprendizaje”

¿Recuerdas tus ambientes educativos? ¿Había plantas en las aulas? ¿Los patios tenían espacios verdes? ¿qué crees que se puede cambiar?

Compartí este articulo

Otros Artículos